El especialista de origen cubano realizó la proeza en el NYU Langone Health de Manhattan

Cameron Underwood, puede literalmente encarar de nuevo a la vida, gracias a un equipo médico liderado por Eduardo Rodríguez, un especialista de origen cubano del NYU Langone Health, en Manhattan.

Underwood fue sometido a una intervención guiada por Rodríguez. Se trató de un cambio de cara que duró 25 horas a principios de año y finalmente la exitosa recuperación fue anunciada por el hospital mencionado.

El joven intentó terminar con su vida  en junio de 2016, en Yuba City, y aunque sobrevivió, luego del incidente quedó irreconocible: fue afectada su mandíbula inferior, dientes, nariz, región maxilar y el paladar.

Underwood, un soldador y maquinista intentó varias operaciones antes de descubrir al Dr. Rodríguez, hijo de exilados cubanos.

El Dr. Eduardo Rodríguez. Foto tomada de latintimes.com

“Cuando leímos lo que el Dr. Rodríguez había hecho por sus otros pacientes, sabíamos que él era la única persona en la que confiaríamos en la vida de Cameron”, dijo su madre, Beverly Bailey-Potter. “Estábamos dispuestos a viajar la larga distancia”.

Cameron Underwood, antes y después de la intervención

Ahora, casi 11 meses después de la operación, Underwood está trabajando para vivir la vida, practica deportes y pasa tiempo con amigos y familiares. Incluso se fue a hacer paracaidismo postoperatorio, destacó New York Post.

Según reseña el diario, Rodríguez dirigió un equipo de más de 100 profesionales médicos para completar la intervención que se concretó el 5 de enero y requirió el uso de una planificación quirúrgica computarizada en 3D y una máscara impresa también en 3D.

Dr. Rodríguez, es hijo de exilados cubanos. Foto tomada de businesswire.com

El caso de Underwood es el tercero que realiza el cubano con la ayuda de un equipo multidisciplinario. Y fue el segundo con similares características para el NYU Langone Health.

Rodríguez dijo que antes de la cirugía, Underwood y su familia tuvieron una reunión “sin precedentes” con la madre de William Fisher, un joven de 23 años que había perdido la vida en diciembre en Manhattan y del cual extrajeron su rostro para la reconstrucción.

Bev Bailey-Potter, a la izquierda, con su hijo Cameron Underwood y Sally Fisher

Rodríguez consideró un “honor (…) ver a estas familias unirse y el regalo del amor incondicional para sus hijos”.

Comentar en Facebook

Leer anterior

Madre migrante exige al Gobierno de EEUU 60 millones de dólares

Leer siguiente

Nueva Jersey limitará colaboración de oficiales de policía con ICE

One Comment

  • Soy Maxilofacial, aun cuando sé que estos resultados son posibles mediante técnicas y esfuerzos de nuestra especialidad, considero que esta cirugía es un gran éxito y merece todo elogio y reconocimiento de quienes aman esta profesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *